CAMILO SESTO

CAMILO SESTO

jueves, 20 de noviembre de 2014

JUAN DIECINUEVE CUARENTA Y UNO

Antes de ser crucificado Jesús en un lugar llamado Gólgota le dieron de beber vino mezclado con mirra, pero él no quiso tomar de este. Momentos mas tarde Jesús es crucificado, siendo repartidas sus vestiduras entre los soldados, para ello estos tuvieron que echar a suerte las pertenencias para así decidir quien tomaba estas. Y así se cumplía la profecía en los Salmos 22, 19, que decía:
Se reparten entre si mi ropa y sortean mi túnica
Todo esto fue en la hora tercera. Muchos se burlaban cuando leían el titulo de la acusación escrita en su cruz: El Rey de los Judíos. Y para que se cumpliera la Escritura que dice: Y fue contado con los inicuos lo crucificaron escoltado de otros dos ladrones. Siendo injuriado por todos Jesús esperaba su hora, siguiéndose así cumplida la profecía del mismo Salmos:

 Pero yo soy un gusano, no un hombre;
la gente me escarnece
y el pueblo me desprecia;
los que me ven, se burlan de mi,
hacen una mueca y mueven la cabeza,
diciendo:
"Confió en el Señor, que él lo libre;
que lo salve, si lo quiere tanto"
 
A la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. A esta hora Jesús imploró a alta voz: Dios mío, Dios mío ¿Por qué me has abandonado? Y empapando de vinagre una esponja una persona la coloco en una caña, y dándole de beber se burlo de él. Después Jesús expiró.

Dios mío, Dios mío,
¿Por qué me has abandonado? 
¿Por qué estás lejos
de mi clamor y mis gemidos?
 
En ese preciso momento el velo del templo se rasgo en dos de arriba a abajo. Y estando allí un centurión dijo: Verdaderamente era Hijo de Dios. A lo lejos estaban las mujeres acompañantes de Jesús como eran María Magdalena, María, Salome y una multitud de otras seguidoras, aparte estaba también José de Arimatea. José era un noble que tenia fe en el Reino de Dios. Se presento a Pilatos y le pidió el cuerpo de Jesús después de muerto. Pilatos accedió a esta petición. Luego José compro una sabana para envolver el cuerpo de Jesús, y así colocarlo en un sepulcro que estaba en una peña, y para protegerlo de cualquier animal lo selló con una gran piedra. Allí estaba María Magdalena y María, madre de José.
Al día siguiente estas mujeres ungieron el cuerpo de Jesús con especias aromáticas. Todo ello en el día de reposo.

Al día siguiente se reunieron los sacerdotes y los fariseos ante Pilatos, y le pidieron a este que protegiese la entrada del sepulcro con una guardia de romanos, pues Jesús predijo que a los tres días resucitaría. No creyendo los sacerdotes las palabras de Cristo, y creyendo que sus seguidores robarían el cuerpo, y así poder testificar que Jesús había resucitado de entre los muertos, el sepulcro debería ser protegido. Entonces estos fueron ante el sepulcro y sellaron la piedra. Por ultimo colocaron a una guardia.
Al iniciarse el día en el primer día de la semana, María Magdalena y María llegaron al sepulcro preguntándose quien les ayudaría a mover la gran piedra.
Pero llegando a ella vieron que estaba apartada de la entrada, ellas se atemorizaron al ver a un joven sentado en el sepulcro, y este les pidió que se tranquilizaran y que Jesús ya no estaba allí. El joven le indico a ellas que buscasen a los discípulos, que le dijeran que fueran a Galilea que allí le encontrarían a Jesús. Estas asustadas huyeron despavoridas.
Aparte Jesús se apareció a María Magdalena que empezó a adorarle. Primeramente sus seguidores no creyeron a María Magdalena hasta que se apareció Jesús a dos de ellos cuando estaban en el campo. Pero tampoco a estos creyeron. Solo cuando se apareció a los once y después de reprocharles su incredulidad, estos creyeron. Diciéndoles por ultimo así:
Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura
Después de todo esto Jesús se elevo al cielo, y se sentó a la diestra del Dios. Sus discípulos comenzaron su misión por todas partes enseñando la palabra que habían aprendido en compañía de Jesús.

 


FICHA TÉCNICA:
Juan Diecinueve Cuarenta y Uno
Orquesta
 
 
Arreglos y dirección musical Teddy Bautista
Producción: Camilo Sesto
Dirección: Jaime Azpilicueta
Orquesta y coros: Alfredo Carrión
Iluminación: Fontanals
Coreografía: Gelu Barbu
Decorados y figurines: Moncho Aguirre
 
Ariola-Eurodisc, S.A.
89772-XD
    ©1975